Alergia al polen de trigo: Causas y remedios

 In Alergia, Alergia al polen, Alergia árboles y plantas

La alergia al polen de trigo es más comúnmente conocida como el “asma del panadero” y está especialmente presente en el gremio de la panadería, aunque su campo de acción no se limita a este entorno, sino que se extiende a todos aquellos ambientes en los que el trigo o su polen puedan estar presentes de forma directa o indirecta.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al polen de trigo?

Los síntomas más habituales de alguien que padece alergia al polen de trigo son la tos seca persistente (en determinados casos esta tos sólo es nocturna), dificultades respiratorias (particularmente cuando se realizan inhalaciones profundas) y sonidos agudos durante la respiración (comúnmente llamados “pitos”). Aunque a menudo, los primeros síntomas en hacerse presentes son entre otros el moqueo leve, estornudos, eczemas, urticaria, picores oculares o nasales. Estos síntomas suelen ser los predecesores del asma que aparece al cabo de varios meses, o en algunas ocasiones, incluso después de varios años. 

¿Es posible prevenir la alergia al polen de trigo?

Esta alergia se produce como resultado de una respuesta alérgica al polen del trigo, que en este caso es el alérgeno en cuestión. Debemos diferenciar si la persona alérgica frecuenta lugares en los que este alérgeno pueda estar presente. Una persona que pasea de vez en cuando por sendas rurales que puedan circundar campos de trigo no deberá tomar las mismas precauciones que alguien que por ejemplo, trabaja en una panadería.

En este último caso, la respuesta alérgica suele ser consecuencia de la inhalación del polvo de la harina, cuyas partículas suelen quedar suspendidas en el aire por su levedad.

A continuación te ofrecemos algunas de las soluciones que pueden ayudar a prevenir la alergia al polen de trigo:

  • Usar mascarillas o filtros nasales.
  • Lavar las fosas nasales mediante suero nasal o con una Lota.
  • Realizar gárgaras con agua salada.
  • Lavar con frecuencia manos y cara.
  • Ventilar y limpiar frecuentemente los espacios donde pueda haber harina de polvo en suspensión en el aire.

En cualquier caso, como siempre, en caso de comenzar a presentar los síntomas arriba mencionados, lo más recomendable es asistir a un especialista médico y realizar una prueba de alergias para tener un diagnóstico fiable y poder tomar medidas adecuadas al respecto. Por otra parte, para combatir cualquier agente potencialmente perjudicial para nuestro organismo es esencial fortalecer nuestro sistema inmune a través de una dieta saludable, práctica de ejercicio, descanso adecuado y la práctica de actividades que contribuyan a nuestro equilibrio psico-emocional.

Recent Posts

Dejar un comentario

0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies