Mascarillas para salir a la calle: No todo vale

En el actual contexto social, el uso de las mascarillas para salir a la calle se ha vuelto algo habitual. Pero como siempre, no todos los productos tienen la misma calidad, y en este caso, la calidad de nuestras mascarillas pueden marcar la diferencia entre lo que es seguro y saludable y aquello que no lo es.

 

Una nueva realidad, la lógica de siempre

La demanda y el uso de mascarillas se ha disparado a unos niveles sin precedentes habiéndose convertido por primera vez en la historia en un artículo de primera necesidad para el total de la población mundial. Pero no todos los sistemas de protección tienen la misma calidad ni garantizan nuestra seguridad.  Durante los últimos meses hemos visto proliferar todo tipo de sistemas, desde los más profesionales, a los sistemas caseros (desde estropajos de limpieza, pasando por trozos de tela o incluso botellas de plástico recortadas) de los que se han realizado hasta compilaciones online por lo graciosos que resultaban.

Cada vez existe mayor variedad de productos, y ya se ha vuelto cotidiano ver a la ciudadanía prácticamente al completo pasear, hacer ejercicio, o ir de compras usando mascarillas, ya sean estas de un solo uso, o reutilizables. Pero por supuesto, como en casi todos los artículos del mercado, hay distintas calidades, y la utilidad real de las mascarillas depende completamente de la calidad de sus materiales y sistemas de funcionamiento.

 

 

 

Inconvenientes y soluciones

 

Muchas de las mascarillas para salir a la calle que se venden en el mercado no están diseñadas para un uso prolongado y pueden generar fatiga e hipoxia (déficit de oxígeno en nuestro organismo, provocado en este caso por la respiración del propio dióxido de carbono que exhalamos). Es por ello que se ha hecho necesaria la innovación de los materiales y los sistemas de las mascarillas para garantizar la seguridad de las vías respiratorias de forma inocua para nuestro organismo.

Por otra parte, a menudo, estos productos son incómodos por su diseño, ya sea por su falta de ergonomía, por la baja practicidad al ponerlas o quitarlas, porque sus materiales se deterioran, o porque la baja calidad de estos provoca irritaciones en la piel o roturas de cabello.

Por todo ello en NOSK ofrecemos  las mascarillas de protección respiratoria  Nosk KN95, que nos ayudan a  reducir la exposición a virus y bacterias, así como a la polución, los metales pesados, el polen, los alérgenos y en general a aquellas partículas que son perjudiciales para el organismo.

 

 

Calidad, seguridad y comodidad

 

La mascarilla Nosk KN95 se compone de cuatro capas de tejido (SMMS) que ofrece una protección óptima. Están validadas por Aitex de acuerdo a la normativa española. Su sujección de oreja a oreja evita tirones de pelo y su diseño 3D se adapta perfectamente al rostro.  Estas mascarillas permiten una excelente permeabilidad del aire sano, lo que nos permite respirar con naturalidad y seguridad al mismo tiempo. Está construida con materiales de alta calidad y dispone de instrucciones de uso y fecha de caducidad. Si lo que buscas es seguridad para los más pequeños de la casa también disponemos de la versión infantil. La NOSK KN95 NR garantiza una experiencia óptima para nuestros hijos e hijas y nos ayudará a que usar mascarillas para salir a la calle sea más cómodo y agradable para ellos.

 

Recent Posts

Dejar un comentario

0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies